8 mar. 2011

Caperucita y el Bobo...

Hace mucho, mucho tiempo en un país no muy lejano, vivía una niña muy hermosa llamada María Rosa Romero. Pero como sus padres no sabían pronunciar la erre la llamaron Capegucita Goja. Un día su mamá, la mamá de caperucita, le dijo a caperucita: "lleva estos cestita llena de magdalenas a mi mamá", que es a la vez era su abuelita, la de Caperucita. Caperucita sorprendida, dijo: "Pero mamá, ¡magdalenas! no ves que la abuelita esta enferma; entonces la mamá recapacitó y le dio una cestita llena de polvorones. Y en aquel mismo instante Capegucita emprendió su camino. La casa de la abuelita estaba del otro lado del bosque, bueno esto fue entonces, ahora no hay bosque, por el contrario hay una bonita urbanización con campo de golf. Pero en aquel momento, había bosque, y un lobo muy malvado (esto lo dicen los no defensores de los lobos). Y ya es casualidad que Caperucita se encontrase con el lobo el que dijo. ¿Dónde vas María Rosa Romero? (claro el lobo si sabía pronunciar la erre y no tenía problemas de logopedaje). "Voy a casa de mi abuelita que esta enferma a llevarle estos polvorones para que se cure" respondió Caperucita. Y el malvado lobo le dijo: "pues mira, vete mejor por este camino que es mas largo pero yo te digo que es más corto para yo ir por el más corto y llegar antes". Caperucita hizo caso al lobo y se fue por el más corto que era el más largo (qué astuto el lobo). Caperucita siguió su camino, no sorprendida de su don de poder hablar con los animales. En esto que el lobo llegó a casa de la abuelita, ¡Pom! ¡Pom! llamó el lobo, la abuela replicó ¿quién es? El lobo afinó la voz y dijo soy tu nieta María Rosa Romero, ¡Ah! Mi nieta Capegucita Goja. Vaya la abuela también tenía problemas de pronunciación pensó el lobo. "Pasa, pasa pequeña", con voz amable dijo la abuelita. Y entonces el lobo entró y se comió a la abuelita, pero de un bocado, los lobos deben tener un estómago como las anacondas y las boas, porque no la rompió ni un hueso. Dieciséis horas después Caperucita llegaba a casa de su abuelita, y pensando, "no me habrá engañado el lobo y me quiso decir que el camino por el que yo iba era el más largo..." Caperucita llamó a la puerta ¡Pom! ¡Pom! - ¿quién es? dijo el lobo con una vocecita como si llevase la ropa interior muy ajustada. 
-Soy yo Maria Rosa Romero... 
-Ah mi nietecita, Caperucita Roja... digo Capegucita Goja,
- Sí ,si, la misma. 
-Pasa la puerta esta abierta. 
Entonces Caperucita entró y dijo: Abuela traigo estos polvorones para que te pongas buena, pero se me olvidó traerte un vaso de agua. Por cierto abuelita que piernas más largas tienes y que de pelos, siguió hablando Caperucita.
- Son para correr mejor y lo de los pelos es que voy mucho al gimnasio y me estoy hormonando (respuesta nuevamente astuta por parte del lobo para salir de aquella apurada pregunta.
-Abuelita que ojos más grandes tienes
- Son para verte mejor, respondió el lobo. 
- Abuelita que nariz tan grande tienes. 
- Es para olerte mejor (El lobo pensando en finalmente ir a corporación Dermoestética debido a que se estaba acomplejando por su aspecto físico). 
Caperucita volvió a hablar: "Abuelita que boca tan grande tienes"
-Es para comerte mejor. Y se comió a caperucita. Y esta fue directa al estómago que estaba allí su abuelita haciendo un poco de punto de cruz que tanto la gustaba. -"Abuelita qué haces aquí, pero si estabas ahí fuera, no entiendo nada" dijo caperucita, y la abuelita le dijo: hija mía no te preocupes que si salimos de esta soy yo la que te lleva al oculista. ¡Bien! dijo Caperucita, -"Por cierto aquí te traigo unos polvorones, pero se me olvidó traerte un vasito de agua". La abuela dijo, "No te preocupes me he dejado la dentadura fuera. Así que tendremos que esperar a que llegue un leñador que pase por la puerta, abra al lobo en dos nos saque y llene su estómago de piedras y tire al lobo al río. FIN.

13 comentarios:

ORE blu! dijo...

...no veo el botón de "me gusta"...


lo digo porque me gusta, no porque no haya botón.

Alberto Sobrino dijo...

Yo pondría el botón, "me gusta que te guste"... :)

Yolanda dijo...

jajajajaja

Fran dijo...

Me gusta que te guste que le guste!
(el dibu/collage me gusta too)

Alberto Sobrino dijo...

Siempre es un gusto teneros a los tres por aguí..

Sara dijo...

Uy, Alberto, ¡Cómo me gusta esta ilustración con telas!!

Rebeca Jiménez Pintos dijo...

Está genial!!! la ilustración es buenísima...pero es que el texto es lo máximo!!!jajajaja qué alegría de mañana!

Alberto Sobrino dijo...

Graches mil Sara, no sé porque pero estas ilustraciones tienen encanto... (son papeles :)
Gracias Rebeca... me alegro te haya resultado divertida la historia de María Rosa...

Natascha Rosenberg dijo...

Me encanta el collage!! Y la historia, claro!

Famila Clownster dijo...

Muchas gracias Natascha... :)

Adriana Aguilar dijo...

Que chulo!

Elena Ospina dijo...

Alberto
que BOBONITooooooo!!!!
tiempo sin pasar...!!!

Alberto Sobrino dijo...

Muchas gracias Natascha, joer ayer estaba con lo del blog de la Familia Clownster y por eso aparece así... ainsss... :)
Gracias Adriana...:)
Gracias Elena...un placer que vuelvas a pasar...:)