5 ago. 2008

Vicio confesable

Creo que estaría bien hacer algo que se titulase "vicios confesables", aunque esto que aparece en la ilustración no es algo ni mucho menos habitual, pero sí, una vez me vi así... lo confieso... la verdad que me alegró, por primera vez me sentí en este mundo como una persona adaptada...
Semáforo verde, ya puedes pasar...


(P.D.: para las mentes perversas, decir que no, no me lo comí)

4 comentarios:

yolanda dijo...

en ocasiones he pensado en hacer fotos cuando estoy parada en los los semaforos y veo que el conductor del coche de al lado hace eso mismo, pero no se me dan bien las huidas así que miro hacia otro lado blasfemando y no molesto.
Ah! y yo vi comerse uno casi como ese de largo a un tío puag! casi me muero de asco.

sobri dijo...

Yo lo confieso... Antes lo detestaba, pero uf... al final todos caemos...

Yo he visto hacer más cosas en los semáforos... pero no son demasiado agradables... aggg...

Amaia Arrazola dijo...

si uno no se rie de si mismo, quien lo hará?
muy chulo

Anónimo dijo...

Hola Sobri:
y pedos???? quién no ha ahuecado el culo del sillón para darse una traca íntima en la Avenida Salamanca???? Saralako