25 oct. 2010

Musas y museos

Hace tiempo que no escribo comentarios, así como de seguido haciendo cualquier tipo de valoración. Hoy hago esta entrada homenaje a mi musa, musa que conocí, o mejor dicho vi, porque conocer no la conozco apenas, hace 10 años en la Art School of Valladolid, o lo que es lo mismo la Escuela de Arte de Valladolid. No sé ni siquiera como huele, creo que nunca estuve a menos de 3 metros de ella, porque a las musas hay que guardarlas tanto respeto como distancia, si no se puede romper la magia... y no es plan y menos cuando uno ya va avanzando en su edad. Después de la escuela de arte, y años después la volví a ver tras los cristales del escaparate de la tienda donde trabajaba, entre Pinochos, Brujas y otros serés mágicos, entre seres mágicos ella, claro está, ya que si algo especial tienen las musas es que su sola presencia te puede alegrar el día, sin saber nada más que de su existencia, sí es raro, pero no voy a hacer un juicio ni valoración a este respecto. Y el otro día cuando la volví a ver, juro que sonó una música, bueno esto es totalmente cierto ya que normalmente en los bares suele haber música, pero oyes tenía que dar un poco de ambientación al hecho en sí. Allí estaba ella detrás de la barra sirviendo copas con sus grandes ojos negros, y su gran sonrisa, yo me bloqueé, y ni siquiera me acerqué a la barra, se me puso un nudo en la garganta y el corazón me latía a más de setenta pulsaciones por minuto, es que tengo sesenta en reposo y para mi setenta ya es mucho. No dije nada, solo la miré un par de veces, desde el cuello de mi camiseta y sin alzar la cabeza no sea que me descubriese, eso sí cuando salí del bar me despedí con un hasta luego, auque seguro que ella entendió "ahsa bjueno"... En fin... asín es... ¡Vivan las musas!

9 comentarios:

Óscar del Amo dijo...

viva.

ORE blu! dijo...

viava el amor, y las musas. y las cosas.

Alberto Sobrino dijo...

pues que vivan...

Fran dijo...

VIva el vino y las mujeres!

Alberto Sobrino dijo...

Eso, eso Fran... y a ver si actualizas tu blog... cabuen...

Laura Catalán dijo...

Qué bonito, joer!

Alberto Sobrino dijo...

Muchas gracias Laura.

dijo...

Puede que en su blog ella escribiera algo como: "...y se fue sin más, después de todo este tiempo, esbozando un hasta luego desde el cuello de su camisa..."

Alberto Sobrino dijo...

Quién sabe... a veces el mundo es muy pueñetero...